Lo Último

CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

Mudras

JÑANA MUDRA-CHIN MUDRA


La palabra "jñana" significa sabiduría o conocimiento, así que "jñana mudra" es el gesto del conocimiento intuitivo. "Chin" deriva de la palabra chit o chitta, la consciencia, así que "chin mudra" es el gesto de la consciencia. Son unos de los mudras más conocidos y comunes que se utilizan en Hatha Yoga. Y son uno de los mudras más favorecedores para la meditación. Simbolizan la armonía de la conciencia humana (pulgar) y los 3 dedos extendidos, las tres Gunas, cualidades que mantienen en marcha toda la evolución: Tamas (letargia, inercia), Rajas (actividad, dinamismo) y Sattva (equilibrio, armonía). El círculo cerrado del índice y pulgar representa el objetivo del Yoga: la unión del alma individual (Atman) con el Todo (Brahman). Este mudra aparece en muchas representaciones de las divinidades indias. Aparecen con la mano derecha a la altura del corazón. Es el gesto de la proclamación de la enseñanza. Este es el mudra que formó Buda en el parque de Benarés al exponer ante sus seguidores su primer discurso. En el Budismo es conocido como Vitarkamudra y es un gesto comúnmente utilizado para dar énfasis a nuestro discurso.

Propiedades
Jñana Mudra se dice que es uno de los mudras más terapéuticos que una persona puede practicar, ya que alivia la tensión nerviosa del cuerpo, impulsa la memoria, cura el insomnio y regula el flujo de aire en el cuerpo… El Chin Mudra aumenta la energía y la resistencia, mejora la concentración incluso durante la meditación. La práctica de este mudra se recomienda para desarrollar paz mental, concentrar la mente y agudizar la memoria. Utilizado también para la elevación espiritual y desarrollo de la creatividad. 

Ejecución
Con las dos manos: unir las puntas del pulgar y el índice. Los demás dedos permanecen extendidos. Las manos permanecen sobre los muslos. Si las palmas de las manos miran hacia arriba, se trata de Jñana Mudra. Si las manos miran hacia abajo el mudra es Chin Mudra.
Algunas de sus aplicaciones pueden ser:
En el plano físico: alivia los desórdenes del sistema nervioso.
En el plano mental: nos aporta una mayor facilidad de concentración y atención. Estimula la memoria.
En el plano emocional: despierta una sensación de ternura y afectividad.
En el plano espiritual: nos pone en contacto directo con la sabiduría y conocimiento de la divinidad. 

Existe una variación de este mudra, conocida como Gyan Mudra Activo.
La única diferencia es, que la primera falange del dedo índice (la parte del dedo donde queda tu uña) queda por debajo de la primera falange del dedo pulgar; esta variante se utiliza para adquirir conocimiento de forma activa.


 IMPORTANTE
Recuerda que los mudras se practican con una presión ligera de los dedos hasta sentir un flujo de energía por el cuerpo, mientas que las manos están completamente relajadas.



 MUDRA ABHAYA




Abhaya significa en sánscrito ausencia de miedo. Este mudra es muy antiguo y es uno de los primeros descritos en el imaginario hindú, budista y jainista (religión minoritaria de la india en la que sus monjes toman cuatro votos: la no violencia, la sinceridad, la rectitud y la renuncia a las cosas y a las personas)
Este es uno de los mudras más espirituales que existen y simboliza la protección, la disipación del miedo a todos los niveles y la paz, atrayendo protección y bendición divina.
Muchos dioses y maestros orientales aparecen en estatuas y fotografías con esta posición. También en el cristianismo podemos encontrarla en algunas representaciones de Jesús o de algún Santo e incluso en los gestos de reyes y gobernantes cuando saludan.

Propiedades
No hay que olvidar que el temor o el miedo son signos de debilidad. En la doctrina china de los Cinco Elementos, se cita como una debilidad del Elemento Fuego, al temor a las personas de nuestro entorno; del Elemento Madera, al temor ante la determinación ajena; del Elemento Metal, al temor a la escasez o al exceso de distancia (a la soledad); del Elemento Tierra y del Elemento Agua, al temor a los desafíos y a la vida en general.
El miedo tiene infinitos rostros pero su causa es siempre la debilidad. Un gran mandamiento de los practicantes de yoga es la no violencia. Cuanto más fuerte es una persona, principalmente en el ámbito anímico-mental, más podrá vivir en la no violencia, porque las personas fuertes pocas veces son agredidas. Cuando necesitamos sentirnos protegidos y esperanzados de que podremos superar cualquier obstáculo que se nos presente, este mudra nos puede ayudar.
Hay momentos en nuestra vida en los que sentimos una especial vulnerabilidad y desprotección. Muchas personas, en esos momentos, deciden recurrir a la divinidad con oraciones y ruegos para que les ayuden. Este mudra actúa como una de esas oraciones aplacando nuestros miedos más profundos y conflictos más internos, actuando como luz al final del oscuro túnel. Ese miedo se ve sustituido por una esperanza en el triunfo final y la confianza que más necesitamos para abordar los problemas a los que nos encaramos.

Ejecución
El mudra lo debe realizar la mano derecha tal y como se indica en la fotografía. Con la palma de la mano hacia afuera a la altura del pecho, con los dedos algo separados y sin forzar la mano, doblando ligeramente los dedos como si se recostase de forma natural.
La mano izquierda descansa sobre el corazón, sobre el muslo izquierdo o en el regazo.
Te recomendamos que lo acompañes con cualquier tipo de meditación sobre la protección y como superar los miedos, las angustias, las dudas...
Este símbolo se utiliza cuando quieres bendecir a alguien o ante una situación para impedir agresiones.



¿Qué es un Mudra? 

Los mudras son los “gestos de las manos”, o también conocidos como yoga para las manos. Su nombre proviene del sánscrito y se refiere a mud = gozo y dra = producir, esto significa que son “productores de gozo”. Mudra también significa “sello” o “anillo para sellar”. Es significativo que, a menudo, formamos mudras con las manos sin darnos cuenta y que también suelen ser los más adecuados para ese momento en particular, permitiéndonos canalizar adecuadamente la energía a través de nuestro cuerpo con el objetivo de conseguir la elevación espiritual, la sanación física o la sanación emocional. 
Otro punto muy importante en el uso de mudras es la intención con los que se efectúan, pues cuando realizas una postura, tienes en mente lo que deseas obtener o el cambio que necesitas realizar, así que se les podría considerar como “afirmaciones corporales”.
Y te preguntarás, ¿cómo funcionan? La respuesta es que en tus dedos existen terminales nerviosas y el comienzo de algunos “meriadianos de acupuntura” (senderos de energía de cada uno de tus órganos), y al unir ciertos dedos creas “circuitos” electro-magnéticos en tu cerebro, por lo que una posición, normalmente realizada con las manos, atrapa y guía el flujo de energía hacia el cerebro. Al doblar, cruzar, estirar o tocar los dedos y las manos, podemos hablar con la mente y el cuerpo, dado que cada área de la mano está relacionada con cierta parte de la mente o el cuerpo. 
Una ventaja de los mudras es que se pueden realizar de una manera muy discreta en cualquier lugar: en el coche (para encontrar aparcamiento), en el trabajo, en la casa, etc.., y pueden convertirse en muy buenos aliados de tus proyectos y de tu paz interior, existiendo mudras muy completos que implican a todo el cuerpo y otros muy sencillos e igualmente poderosos que sólo requieren de nuestras manos para alcanzar nuestros objetivos. 
No es necesaria una gran habilidad para realizarlos, sino bastante práctica, sobre todo con aquellos que son muy complicados. Los dedos se van uniendo entre sí de maneras muy diversas y con presiones diferentes, siendo necesario a veces un leve roce y en otras ocasiones una gran presión. 
También es importante tener en cuenta que en el caso de utilizarlos para la sanación física, su función es apoyar al tratamiento que ya estemos utilizando para sanar, haciendo que éste sea más eficaz y que el cuerpo sane con mayor celeridad, reduciendo el tiempo de la enfermedad. 
Practicar mudras te ayudará a aquietar tu mente reafirmando tu poder personal, pues al ejecutar las posturas, llevas tu atención mental hacia un objetivo y al hacer tus afirmaciones participas activamente en tu destino.

Correlación de dedos con elementos y cometidos: 

Dedo pulgar.
Representa al elemento fuego. Su cometido energético es equilibrar las energías del cuerpo suministrando cuando debe alimentarse y destruyendo cuando debe eliminarse. En él reside nuestra conciencia divina. 
Dedo índice. 
Representa al elemento aire. Su cometido es dotarnos de la capacidad de crear y de pensar. Este dedo nos trae las inspiraciones divinas. En él residen nuestros diferentes estados de ánimo. Tiene asignado el cuarto chakra. 
Dedo medio. 
Representa al elemento éter: Su cometido es proveernos de la energía necesaria para actuar y convivir en armonía con el mundo espiritual. Tiene asignado el quinto chakra. 
Dedo anular. 
Representa al elemento tierra. Su cometido es proporcionarnos de la fuerza necesaria para defendernos y luchar por lo que es nuestro, así como del equilibrio interior para hacer frente a cualquier situación. Tiene asignado el primer chakra. 
Dedo meñique. 
Representa al elemento agua. Su cometido es abastecernos de la posibilidad de interactuar con otros seres humanos en la sociedad. Es el que nos permite relacionarnos adecuadamente. Se encarga de trabajar nuestras emociones. Tiene asignado el segundo chakra. 

Tipos de mudras.

Abhaia mudra: mudra realizado con las manos. 
Kechari mudra: se realiza con la lengua y es un ejemplo de mudra que no utiliza las manos. 
Existen muchísimos mudras que se usan con regularidad y que iremos viendo en los futuros post que mostraremos en esta sección del blog.

0 comentarios :

 
Recibe nuestras actualizaciones en tu E-mail (recibirás correo para confirmar tu suscripción)