Lo Último

CSS Drop Down Menu by PureCSSMenu.com

Maestros

Mikao Usui


Es el redescubridor del Reiki. La preocupación de su vida fue aliviar el dolor a sus semejantes, razón por la cual desde niño se interesó por los Grandes Maestros de la Humanidad y sus formas de sanar. En su búsqueda espiritual aprendió Shintoismo, Budismo, astrología y diversas ciencias esotéricas.
Nació el 15 de agosto de 1865 en Taniai-Mura, un pueblo de Japón hoy llamado Miyama-cho (prefectura de Gifu cerca de Nagoya). Ese año corresponde a la era japonesa de Edo (1603-1867), época en que se aplicaba una política nacional de aislamiento.
A los cuatro años ingresó en el Monasterio Tendal donde permaneció hasta su adolescencia. Al cumplir 27, dejó la secta Tendai (escuela chino-japonesa de budismo esotérico), y se convirtió al Budismo Shingou.
Siendo Profesor de la Universidad Cristiana “Doshisha” de Kioto, un estudiante le preguntó si él creía en el poder de sanación de Jesús. Al contestar que sí, el alumno le replicó si sabía cómo hacía los milagros. El Dr. Usui no encontró respuesta alguna. Fue así como dejó su cargo en la Universidad y comenzó una búsqueda espiritual para alcanzar la paz y la iluminación espiritual, que lo llevó a perfeccionar sus estudios.
Se cree que con la apertura e intercambio de la Dinastía Meiji, viajó a Estados Unidos para estudiar en la Universidad de Chicago donde se doctoró en Teología, aunque no hay registros de ello en la actualidad. También amplió sus conocimientos en lenguas antiguas y estudios sobre el judeo-cristianismo y el confucionismo.
En la plenitud de su vida y con mayor caudal de conocimientos en disciplinas espirituales, retornó a Oriente. Allí recorrió parte de China, India y Nepal. Regresó a Japón para continuar investigando, completó su aprendizaje sobre el idioma chino y aprendió sánscrito para poder leer las escrituras budistas. Consciente de que Buda había tenido el don de curar como Jesús, comenzó un peregrinaje por todos los Templos Budistas de Kioto, buscando la fórmula para la sanación del cuerpo. Estaba convencido de que se trataba de una técnica que había desaparecido.
En uno de los Monasterios Zen, encontró a un Abad interesado como él en la curación y allí permaneció al amparo de la guía y experiencia del anciano, estudiando antiguos textos budistas Sutras (recopilaciones de los sermones dados por Buda). Es en un antiguo texto escrito en sánscrito por un discípulo de Buda, donde el Dr. Usui encuentra los símbolos de la curación.
Sabía que tenía la información pero le faltaba comprenderla. En 1922 se dirigió al Monte Koriyama, a doce kilómetros hacia el norte del Palacio Imperial de Kioto, con el propósito de ayunar y meditar por veintiún días. Para contar los días, llevó 21 piedras que arrojaba a medida que pasaban. Al lanzar la última, desde el horizonte se le presentó una bola de luz blanca intensa que lo golpeó en la frente (correspondiente al chakra del tercer ojo). Así fue como se iluminó o logró el "Satori". Usui cuenta que a su alrededor vio siete burbujas, cada una con los colores del arco iris, llevando en su interior un símbolo de Reiki de color dorado, los mismos que había encontrado en las escrituras tibetanas. La diferencia fue que, en esta ocasión, comprendió la verdadera esencia del significado de todos ellos, adquiriendo así la capacidad de transmitir Reiki sin tener que usar su propia energía y de convertir a las personas en canales; el Reiki había sido redescubierto. A esta habilidad sanadora la llamó Reiki Ryoho.

Se dice que los cinco primeros milagros del Dr. Usui fueron:
• Después de su descubrimiento, al bajar corriendo la montaña se lastimó el dedo del pie con una piedra, al asirlo comprueba que lo cura.
• Se detiene para comer en una posada, y la hija del dueño sufría un dolor de muelas. Usui le pone la mano en la cara y la cura.
• En su vigésimo primero día de ayuno, estando en la posada, pudo comer abundantemente y sin consecuencias.
• Al llegar al Monasterio, logra recuperar la motricidad del Abad, que estaba imposibilitado por un ataque de gota.
• Usui sintió que debía aplicar los dones adquiridos no sólo a su familia, sino a la población pobre. Por tal motivo, durante siete años asistió a todos los menesterosos y enfermos de la zona, a los mendigos de Tokio. Su fin era ayudarlos a mejorar y equilibrar su vida a través del Reiki. Pero al cabo de los años, confirmó que todos a los que había ayudado regresaban. Esto le permitió llegar a la conclusión que la verdadera ayuda no sólo consistía en dar Reiki, sino también en enseñar a desarrollar amor y agradecimiento.
Sintió que tenía que combinar lo físico y lo espiritual, para lo cual regresó al Monasterio. A través de la meditación llegó a la nueva estrategia a aplicar, que consistía en viajar de pueblo en pueblo enseñando y curando, física y espiritualmente.
En 1922 fundó el Usui Reiki Ryoho Gakkai (la Sociedad Usui Reiki de Método de Sanación) y abrió su primera clínica en Aoyama (Tokio), donde practicó Reiki y dio talleres sobre esta técnica. Después de más estudios sobre técnicas de Budismo Shinto y Mahayana (Mikko) descubrió el Reiju (Método de Fuerza) y el Hatsurei-ho (Proceso de limpieza para cuerpo, mente y espíritu). El primer registro de Usui dando Reiju fue en Harajuku, Tokio, en 1922.
Después del famoso terremoto de Tokio, en 1923, muchos de los sobrevivientes fueron atendidos por Usui para calmar sus dolencias. El método fue reconocido por toda la población de Japón, motivo por el cual Usui tuvo que mudar su centro a la ciudad de Nakano, de mayor población, en 1925. Debido a su trayectoria de buenas acciones fue condecorado por Emperador Meiji (1868-1912).
Usui continuó con sus viajes. Muchos los realizaba a bases militares, donde conoció al Doctor Chujiro Hayashi, Comandante de la Armada Imperial Japonesa, que provenía de una familia muy pudiente y tradicional. Impresionado por la convicción de Usui, lo acompañó durante sus viajes y se convirtió en 1925 -a la edad de 47 años- en el Segundo Gran Maestro de Reiki, sucesor de Mikao Usui, en la línea de tradición Ryoho. Usui inició durante su vida a 21 Maestros de Reiki.
Mikao Usui falleció de un ataque al corazón el 9 de marzo de 1926, a los sesenta y dos años, en Fukuyama, donde había ido para impartir talleres de Reiki. Está enterrado junto a su esposa e hijo en el cementerio Saihoji, templo que pertenece a la principal corriente Budista.
En su tumba sus alumnos colocaron una placa conmemorativa relatando su vida y se comenta que El Emperador de Japón honró su sepulcro.

Chujiro Hayashi




Chujiro Hayashi, nacido en 1879, procedía de una familia de personas bien educadas que acumulaban una considerable fortuna y posición social. Doctor en Medicina y comandante de la Marina Imperial Japonesa, hablaba inglés y a los 49 años, ya en la reserva de la Marina, buscaba un modo de ayudar a los demás, cuando, al acudir a una de las charlas de Usui, lo conoció y por ser joven y estar jubilado, decidió viajar con él, acompañándolo en su trabajo de curación y enseñanza. Hayashi fue uno de los alumnos más devotos de Mikao, habiéndose involucrado profundamente con las prácticas del Reiki tras hacer recibido todas las enseñanzas.
En la década de los años 20, el doctor Usui, sintiendo que su vida llegaba al fin, comunicó a los demás maestros que Hayashi era la persona escogida para continuar su trabajo, designándolo como sucesor por lo que recibió la maestría Reiki de Mikao Usui. Hayashi asumió la responsabilidad de difundir la técnica, formando nuevos maestros y asegurando que el Reiki continuase como él lo había practicado. De este modo, el doctor Hayashi fue el segundo Grand Reiki Master.
Hayashi, doctor en Medicina, consciente de la importancia del método, preservó el conocimiento de éste y fundó la primera clínica de Reiki en Tokio, cerca del palacio imperial. Hayashi no recibió apoyo financiero del Gobierno para su clínica; no obstante, consiguió mantenerla durante más de veinte años gracias a la ayuda de quienes podían pagar sus tratamientos y gracias también a los excelentes resultados que obtenía. La clínica llegó a ser reconocida como una alternativa válida para todo tipo de problemas.
La clínica no sólo curaba, sino que también enseñaba a los nuevos discípulos la práctica del método. Entre 1930 y 1931, Hayashi hizo cambios significativos en el sistema Usui y lo rebautizó como Hayashi Reiki Ryoho Kenkyukai
Hayashi mantuvo comprobantes detallados de tratamientos, acumuló una amplia documentación que demuestra que el Reiki encuentra la fuente de los síntomas físicos y revitaliza el cuerpo en su totalidad.
Esas informaciones fueron utilizadas por él para replantear las posiciones de la aplicación y sistematizar los niveles de Reiki. A esta técnica le puso el nombre de Usui Reiki. Tras la contribución del doctor Hayashi, el Reiki quedo estructurado, permitiendo que todas las personas de este planeta puedan utilizarlo sin conocimientos especiales previos.
Sabemos que Hayashi era un hombre práctico y con bastante criterio, que trabajó mucho en su clínica, haciéndola famosa y próspera, hasta el punto de que fuera visitada por el propio emperador japonés.
En 1938, el doctor Hayashi, como militar, presintió que estaba comenzando una gran guerra, y que morirían muchos hombres; decidió entonces otorgar el maestrazo a su esposa y a la Señora Hawayo Takata.
Chujiro Hayashi falleció un martes 10 de mayo de 1941, habiendo elegido antes a la señora Takata para dar continuidad a la propagación del Reiki, en el Japón y en otras partes del mundo, recordando siempre que, en aquella ocasión, había solamente cinco maestros vivos, y entre ellos su propia esposa, Chie Hayashi.

Hawayo Takata

 


 
Hawayo Takata trajo Reiki al mundo occidental. Mientras que hay quienes ahora critican su estilo y métodos, su mayor logro es el traspaso de esta modalidad de sanación espiritual de forma suave del Este al Oeste.
Nacida el 24 de Diciembre del año 1900 en Hanamaulu, Hawaii (EE.UU.) en una familia de inmigrantes japoneses, se crió con un pie en la versión americana de la cultura occidental y el otro pie en la versión japonesa de la cultura oriental.
He aquí un breve resumen de su biografía:

Viuda, desconsolada y frágil, a mediados de los años 30 se encontraba en delicado estado de salud en Hawai, con una variedad de graves dolencias abdominales.
Buscando una cura, viajó a Tokio para recibir atención médica en la que estaba programada para una cirugía, ya que sus problemas eran potencialmente peligrosos para su vida, en el último minuto canceló la operación cuando su intuición le decía que no era necesario. Luego pidió a los cirujanos de cabeza si había algún lugar al que podía ir para lograr un remedio no-quirúrgico. El cirujano le dio la dirección de la clínica dirigida por Chujiro Hayashi.
Se dio los tratamientos de Reiki  y se curó de sus dolencias graves, que incluían entre otras la vesícula biliar y apendicitis. Ella se quedó para aprender Reiki por parte del Dr. Hayashi, a quien la señora Takata lo describe como Gran Maestro de Reiki y este la inició hasta el segundo grado. En 1937 regresó a Hawai en buen estado de salud para establecer una práctica de Reiki, que pronto fue ocupando todo su tiempo.
Las nubes de guerra se cernían en el horizonte y Hayashi (Oficial Naval en la Reserva) que sabía que iba a ser convocado al servicio militar, y temiendo que tendría que matar, algo que él no quería hacer como amante de la paz budista y maestro de Reiki, es por lo que en 1940 fue llamada a volver a Tokio por Hayashi.
El Dr. Hayashi anunció que la Sra. Takata sería su sucesor como Gran Maestro después de iniciarla en la maestría de Reiki, siendo ésta la decimotercera y última que inició.
 La Sra. Takata volvió a Hawai y durante los siguientes 30 años fue profesora de Reiki (primer y segundo grado solamente) y formó una clínica para tratar a personas con reiki (lo que hoy en día se conoce como Reiki Healing).
Hasta 1970, la Sra. Takata no había iniciado ningún maestro de Reiki, aunque decenas de personas habían sido formados como profesionales por ella. Al parecer, tomando conciencia de su avanzada edad, comenzó a entrenar Maestros de Reiki entre 1970 y 1980. El número varía dependiendo de quién está contando la historia, pero al parecer inició hasta 22 personas como Maestros de Reiki durante esa década en EEUU y Canadá.
Murió el 11 de diciembre de 1980, siendo su nieta Phyllis Lei Furumoto, Gran Maestra Reiki en la actualidad.

 
Recibe nuestras actualizaciones en tu E-mail (recibirás correo para confirmar tu suscripción)